domingo, 6 de noviembre de 2011

Una gran ocurrencia

Un día Nasrudín le pidió a su esposa que cocinara halwa (un sustancioso postre) y le dio todos los ingredientes.

Ella lo preparó en abundancia y el Mulá se lo comió casi todo.

Esa noche, cuando estaban acostados, la despertó:

-Acabo de tener un pensamiento notable, (le dijo ).

-¿Cuál?

-Tráeme el resto del halwa y te lo diré.

Su mujer se levantó y le trajo el halwa, que Nasrudín comió.

Ahora (dijo ella), no podré dormir hasta que me expliques tu pensamiento.

-El pensamiento era éste: ¡Nunca te vayas a dormir sin haber terminado todo el halwa que ha sido preparado durante el día!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario