domingo, 6 de noviembre de 2011

Solo supongamos...

El Mulá caminaba por la calle del pueblo, ensimismado en sus pensamientos, cuando de pronto unos pilluelos comenzaron a arrojarle piedras. Fue tomado por sorpresa, y además no era un hombre fornido.

-No hagan eso y les explicaré algo que les interesará, dijo

-Muy bien, ¿de qué se trata? Pero nada de filosofía.

-El emir ofrece un banquete gratuito, al cual puede concurrir cualquiera.

Los niños salieron a toda carrera hacia la casa del emir, en tanto Nasrudín comenzaba a entusiasmarse con su idea, con los bocados y con las delicias de los agasajos...

Levantó la vista y vio a los niños desaparecer a la distancia. De pronto recogió su túnica y corrió velozmente tras ellos.

-Será mejor que vaya a ver, - se dijo jadeante - .Después de todo podría ser cierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario