lunes, 7 de noviembre de 2011

Rezar es mejor que dormir

En cuanto el Mulá hubo terminado de entonar desde su minarete el llamado a la Oración, se lo observó alejarse velozmente de la mezquita.

Alguien gritó:

-¿Hacia dónde va, Nasrudín?

El Mulá, gritando aún más fuertemente, respondió:

-Ese fue el llamado más penetrante que jamás he dado.

Ahora me estoy alejando todo lo que pueda para ver a qué distancia se lo puede oír.


No hay comentarios:

Publicar un comentario