lunes, 7 de noviembre de 2011

Quizás haya un camino allí arriba

Unos niños planearon robarle las sandalias al Mulá y escapar con ellas. Lo llamaron y señalaron un árbol:

-Cualquiera de ustedes podría (contestó Nasrudín) y les demostraré como. Se quitó sus sandalias, las puso bajo el cinturón y comenzó a trepar.

-Mulá (gritaron los niños), no necesitarán sandalias en el árbol.

Nasrudín, que sin saber el porqué había presentido que debía llevar sus sandalias consigo, les advirtió:

-Se debe estar preparado para cualquier emergencia. ¡Quién sabe...!, podría encontrar un camino allí arriba:

No hay comentarios:

Publicar un comentario