lunes, 7 de noviembre de 2011

¿Qué es una prueba verdadera?

Un vecino de Nasrudín fue a visitarlo.

-Mulá, necesito que me prestes el burro.

-Lo lamento (dijo el Mulá), pero ya lo he prestado.

No bien terminó de hablar, el burro rebuznó. El sonido provenía del establo de Nasrudín.

-Pero, Mulá, puedo oír al burro que rebuzna ahí dentro.

Mientras le cerraba la puerta en la cara, Nasrudín replicó con dignidad:

-Un hombre que cree en la palabra de un burro más que en la mía, no merece que le preste nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario