domingo, 6 de noviembre de 2011

La caceria

El rey, a quien la compañía del Maestro le placía, lo mandó llamar un día para salir a cazar osos. Los osos son animales peligrosos. El Maestro estaba aterrado ante la perspectiva, pero no podía zafarse del compromiso.

Cuando regresó al pueblo alguien le preguntó: -¿Cómo fue la cacería?.

-Maravillosa.

-¿Cuántos osos mataste?.

-Ninguno.

-¿Cuántos perseguiste.

-Ninguno.

-¿Cuántos viste?.

-Ninguno.

-Entonces, ¿cómo pudo haber sido maravillosa?

-Cuando es uno quien está cazando osos, “ninguno” es un buen número.

No hay comentarios:

Publicar un comentario