lunes, 7 de noviembre de 2011

¿Hasta dónde puede llegar la tontería de un hombre?

El Maestro fue sorprendido en el granero comunal, mientras trasegaba el trigo desde las bolsas de sus vecinos a la suya. Fue llevado ante el juez.

-Soy un tonto, (afirmó). No sé diferenciar el trigo ajeno del mío.

-Entonces, ¿por qué no echó su trigo en las bolsas de los otros?, (preguntó el juez)

-Ah, pero si sé diferenciar mi trigo del ajeno, ¡Tan tonto no soy!

No hay comentarios:

Publicar un comentario