miércoles, 9 de noviembre de 2011

¡Aten abajo!

El Mulá se hallaba a bordo de un barco cuando se desató una terrible tormenta. Todos fueron llamados a cubierta para arriar las velas y atarlas a los mástiles.

Nasrudín corrió hacia al capitán, gritando:

- ¡Tontos! No ven acaso que la nave se mueve desde abajo y sus hombres están tratando de atarla desde arriba

No hay comentarios:

Publicar un comentario