lunes, 7 de noviembre de 2011

El especulador

Nasrudín compró una gran cantidad de huevos e inmediatamente los vendió a un precio menor que el costo.

Cuando alguien le preguntó por qué había hecho eso, respondió:

-Usted no querrá que me llamen especulador, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario