miércoles, 9 de noviembre de 2011

El testamento de Nasrudín

- La ley prescribe que mis familiares deben recibir ciertas proporciones fijas de mi posesiones y dinero. No tengo nada: que esto se divida de acuerdo con las fórmulas aritméticas aplicadas por ley. Aquello que sobre ha de ser entregado a los pobres.

La tumba del Mulá

La tumba de Nasrudín tenía al frente una inmensa puerta de madera, cerrada con pasadores y candados. Nadie podía entrar en ella, al menos por la puerta. Como broma postrera el Mulá había dispuesto que la tumba no tuviera paredes a su alrededor...

La flecha inscripta en la lápida era: 386. Traduciendo esto a letras mediante la sustitución, (un recurso común en el caso en el caso de las tumbas), se lee SHWF, una forma de la palabra “ver”, en especial para significar “hacer que una persona vea”.

Tal vez sea ésta la razón de que durante muchos años se consideró que el polvo de la tumba servía para curar problemas oculares...

Incompleta

Mulá Nasrudín supervisó la construcción de su propia tumba.

Finalmente, después que fueron subsanados un defecto tras otro, el albañil fue a cobrar su dinero.

- No está bien aún.

- Pero, ¿qué más se puede hacer?

- Todavía tenemos que proveer el cuerpo.

Tumbas viejas por nuevas

- Cuando muera (dijo Nasrudín), quiero que me entierren en una tumba vieja.

- ¿Por qué’, (preguntaron sus familiares.

- Porque cuando vengan Munkir y Nakir, los ángeles que llevan la cuenta de la buenas y malas acciones, podré hacer que pasen de largo diciéndoles que esta tumba ya ha sido considerada y anotada para el castigo.

Cabeza y patas

- Cuando te mueras, Mulá (preguntó un amigo), ¿cómo te gustaría que te enterraran?

- Cabeza abajo. Si como la gente cree estamos en la posición correcta, quiero probar estar pies para arriba en el otro.

Los nidos del año pasado

- ¿Que hace en ese árbol, Mulá?

- Busco huevos.

- ¡Pero si esos son nidos del año pasado!

- Bueno, si usted fuera pájaro y buscara un lugar seguro para anidar, ¿construiría un nido nuevo, mientras todo el mundo lo observara?

Verdad

- ¿Qué es la verdad?, (preguntó un discípulo a Nasrudín).

- Algo que nunca, en ningún momento, he dicho; ni diré jamás.