lunes, 7 de noviembre de 2011

Una escalera de tiempo diferente

Nasrudín fue a una casa de baños turcos. Como estaba pobremente vestido los encargados le brindaron escasa atención, dándole sólo un trocito de jabón y una toalla vieja.

Al salir, el Maestro les entregó una moneda de oro a cada uno. No se había quejado y ellos no podían entenderlo. ¿Podría ser se preguntaban, que de haberlo tratado mejor les hubiera dejado una propina mayor?.

A la semana siguiente volvió Nasrudín. Esta vez, por supuesto fue atendido como un rey. Después que lo hubieron masajeado, perfumado y tratado con la mayor deferencia, antes de abandonar la casa el Maestro entregó a cada servidor la más ínfima moneda de cobre.

-Esto (les dijo) es por la vez pasada. Las monedas de oro fueron por lo de hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario