miércoles, 9 de noviembre de 2011

Siete de un golpe

Un soldado había regresado de la guerra. En la casa de té había un ambiente de ansiosa curiosidad.

-Un día en la frontera del Norte, maté no menos de 7 infieles, todos ellos de barbas rojas.

-No podrás superar eso, Mulá, (dijo un bromista, quien valiéndose de tretas había logrado que Nasrudín jurase decir la pura verdad durante las 24 horas siguientes).

El Mulá se irguió cuan alto era:

-Yo no soy muy jactancioso y he jurado decir la verdad. Pero sepan todos ustedes que yo he matado a 7 infieles de un solo golpe.

Mientras todos miraban con renovado respeto, el Mulá se retiró airosamente y se dirigió a su habitación; allí yacían aplastados por su matamoscas 7 infieles escarabajos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario