domingo, 6 de noviembre de 2011

Si Alá lo permite

Nasrudín ya había conseguido ahorrar lo necesario para comprarse una nueva túnica. Lleno de excitación se dirigió a una sastrería. Allí el sastre le tomó las medidas y dijo:

-Regrese dentro de una semana y, si Alá se lo permite su túnica estará lista.

-Tras contener su impaciencia durante una semana el Mulá volvió a la tienda.

-Ha habido una demora, pero si Alá lo permite su túnica estará lista para mañana.

El Mulá volvió al día siguiente. – Lo lamento (dijo el sastre), pero todavía no está terminada. Intente mañana y, si Alá lo permite, estará lista.

Exasperado Nasrudín preguntó: -¿Cuánto demorará si usted deja a Alá fuera del asunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario