miércoles, 9 de noviembre de 2011

Propiedad privada

Cabalgaba un día Nasrudín sobre un burro cuando observó unas hermosas flores a la vera del camino. Se apeó para cortarlas y, al regresar con su ramillete, halló que le habían robado la capa que había dejado sobre el lomo de su burro.

- Muy bien (dijo Nasrudín), a cambio tomaré tu montura. Lo justo es justo.

- Montó su burro y cargó la montura sobre su propia espalda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario