miércoles, 9 de noviembre de 2011

Incompleta

Mulá Nasrudín supervisó la construcción de su propia tumba.

Finalmente, después que fueron subsanados un defecto tras otro, el albañil fue a cobrar su dinero.

- No está bien aún.

- Pero, ¿qué más se puede hacer?

- Todavía tenemos que proveer el cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario