lunes, 7 de noviembre de 2011

Enfrentarse a los hechos

Nasrudín lloraba desconsoladamente. Se acerca un parroquiano y le pregunta:

-¿Qué ocurre Nasrudín?

-Hoy estoy triste, vecino; mi esposa esta enferma.

-Pero yo creía que era tu burro el que estaba enfermo.

-Si, en realidad es él, pero estoy tratando de acostumbrarme al impacto por etapas más llevaderas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario