martes, 8 de noviembre de 2011

El olor de un pensamiento

Nasrudín no tenía un centavo y estaba acurrucado en una manta, mientras afuera el viento aullaba.

-Por lo menos (pensó) los vecinos no olerán comida de mi cocina y no podrán mandar por ella.

En ese momento cruzó por su mente el pensamiento de una sopa caliente y aromática, y durante largos minutos se quedó saboreándola en su imaginación.

Se escuchó entonces un golpe en la puerta. Era la hija pequeña de un vecino:

-Me manda mi madre a preguntarle si le sobra algo de sopa; sopa caliente y sazonada.

-El cielo nos ayude (exclamó Nasrudín); los vecinos huelen hasta mis pensamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario