martes, 8 de noviembre de 2011

El genio

El hijo pequeño de Nasrudín parloteaba:

-Papá, recuerdo el día en que tú naciste.

El Mulá se dirigió a su mujer en tono triunfante:

-Ahí tienes, Kerima, esto prueba terminantemente que este hijo mío es un genio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario