martes, 8 de noviembre de 2011

El caballo del lechero

Nasrudín decidió vender leña y compró a muy bajo precio el caballo de un lechero para que lo ayudase a repartir su mercadería. El animal recordaba su anterior recorrido y se detenía cada 2 o 3 casas, relinchando con fuerza. Las personas salían con sus tarros de leche e insultaban al Mulá cuando veían que este sólo llevaba leña.

Finalmente Nasrudín no pudo soportarlo más y amenazó al caballo con un puño, diciéndole:

-Pongámonos de acuerdo de una vez, ¿quién es el que vende, tú o yo? Tú relinchas para anunciar la leña y ellos me atacan por no traer leche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario