lunes, 7 de noviembre de 2011

Cuando se enfrenta las cosas solo

-Es cierto que usted ha perdido su burro, Mulá, pero no tiene por qué lamentarse tanto por ello más de lo que lamentó la muerte de su primera esposa.

-Ah, pero si recuerdan bien, cuando perdí a mi esposa, todos ustedes me dijeron. “Ya le encontraremos otra”. En cambio hasta el momento, nadie se ha ofrecido a reemplazar a mi burro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario