martes, 8 de noviembre de 2011

¿Cuál es la razón?

Un caluroso día de verano Nasrudín estaba recostado a la sombra de una morera y observaba unos enormes melones que crecían cerca de allí. Su mente derivó hacia cosas más elevadas.

-¿Cómo es posible (se preguntó) que un árbol enorme, impresionante como éste, de frutos tan pequeños e insignificantes? Observen cómo esa pobre y débil enredadera produce tan grandes y deliciosos melones....

Mientras reflexionaba acerca de esta paradoja, una mora cayó sobre su afeitada cabeza.

-Ahora entiendo (se dijo el Mulá); así que esta es la razón. Tendría que haber pensado en ello antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario