lunes, 7 de noviembre de 2011

Altruismo

Una y otra vez Nasrudín intentó hacerse un turbante con un retazo de tela que le habían dado, pero era demasiado corto. Por último lo llevó al mercado y se lo entregó al rematador para que lo vendiera.

La subasta comenzó y el Mulá escuchaba cómo el rematador encomiaba la tela y cómo las ofertas subían más y más.

-No puedo tolerar que se digan tantas cosas buenas de un mísero pedazo de tela que tantos problemas me ha causado, (pensó el Mulá). ¿Acaso puedo ocultar los defectos de una cosa tan poco meritoria?”.

Así fue que se acercó furtivamente al hombre que había hecho la última oferta y le susurró al oído:

-No vale la pena comprar esta tela para un turbante; es muy corta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario